“Donde el tiempo se detuvo: el bar de chapa de los picapedreros”

Comisión Organizadora de la Fiesta Popular del Picapedrero Escuela Secundaria N°16

Tandil, Pcia. de Bs As, Argentina

El histórico Bar El Cerro, ubicado en el paraje Cerro Leones de la ciudad de Tandil, fue un lugar típico de reuniones de antiguos picapedreros y uno de los principales centros sociales frecuentado por los vecinos por más de un siglo.

Sus mesas hablan de encuentro, de familias de inmigrantes, de noches largas de juegos de cartas y una copa de vino. Un lugar donde el tiempo pasa más lento.

Sentarse a la mesa del bar de paredes de chapa por fuera y madera por dentro, es viajar a tiempos pasados, hasta casi oír las detonaciones de la cantera y el sonido del golpe sobre el granito, el trabajo artesanal de los antiguos picapedreros.

El bar es una de las construcciones originales que perduran en el barrio, un edificio patrimonial e histórico protegido, en un entorno de silencio y tranquilidad que deslumbran a locales y foráneos. Fue almacén de ramos generales y llegó a tener en su interior un espacio de mercería y de peluquería, pero su función social de reunión y encuentro siempre fue protagonista. Conocido mucho tiempo como el Bar de Atilio Cadona, quien nació “en el cerro” y trabajó la piedra casi toda su vida, hoy es cuidado por su familia y por toda la comunidad del barrio e instituciones que buscan mantener viva la memoria comunitaria y conservar este sitio patrimonial.

Comisión Organizadora de la Fiesta Popular del Picapedrero Escuela Secundaria N°16

Secretaría de Extensión UNICEN

Tandil, Pcia. de Bs As, Argentina