“MESA ALBOROTADA: entre el Pelznickel y el Chriskind”

(Tradiciones de los alemanes del Volga)

Asociación Amigos Colonia Santa Rosa

Puan, Pcia. de Buenos Aires, Argentina

La celebración de la Navidad fue siempre la recordación festiva más importante y más esperada del año. A pesar de estar en plena cosecha, los colonos hacían tiempo para participar de la Misa de Gallo (Mette, en dialecto) donde se entonaban cánticos como: Stille Nacht y el Grosser Gott.

Se reunían en familia para compartir la cena de Nochebuena, por supuesto, sin la clásica comilona moderna, ya que por ese tiempo la Iglesia era mucho más rigurosa y señalaba la víspera de Navidad con ayuno y abstinencia, que era cumplida rigurosamente.

No faltaban en la mesa las tipicas comidas agridulces que, ellos necesitaban para soportar los fríos tanto en Alemania como en Rusia.

Quienes estaban alborotados desde temprano eran los niños de la colonia, quienes recibían la visita de dos personajes: el Pelznickel (llegaba vistiendo un sobretodo oscuro, desaliñado, barba enmarañada y arrastrando cadenas. Entraba en los hogares y acusaba a los niños de las travesuras cometidas, los obligaba a rezar y revisaba las uñas): y el Christkind (representado por una mujer vestida de blanco que echaba al Pelznickel y retribuía a los pequeños con caramelos).

En Año Nuevo la costumbre se denominaba ¨Wunsche Gehend¨ que solamente tenía a los chicos como protagonistas.

Consistia en visitar a los tios, abuelos, padrinos y expresarles buenos augurios y felicidad para el año que se iniciaba. Luego de escucharlos, los recompensaban con caramelos, confites, masitas y moneditas que se colocaban en un pañuelito que los niños llevaban.

¨Vater un mutter ich wunsche euch gluckseeliges neuesjahr, langes leven und gesundkeit; friedenund einigkeit und nach eren tod die ewige kluckseeligkeit¨.

La respuesta usual era: ¨das wunsche mir dir auch¨

Traducción: ¨Papá y mamá, les deseo un Feliz Año Nuevo. Larga vida y salud, paz y unión, y después de la vuestra muerte, la feliz eternidad¨.

Respuesta: ¨ te deseo lo mejor¨.

Pronóstico de la sal:

Se realizaba en Nochebuena. Se deshojaba una cebolla o bien se cortaban 6 cebollas por la mitad. Sobre las 12 mitades colocadas en hilera (una por cada mes del año) se esparcían granos de sal gruesa. Al amanecer se observaba cuidadosamente en cuáles mitades se habían desecho los granos de sal, lo que era considerado como un mes lluvioso o seco, según el resultado. Se anotaba lo observado y, en base a esto se planificaban las tareas del campo.

Asociación Amigos Colonia Santa Rosa

Puan, Pcia. de Buenos Aires, Argentina