“המטבח היהודי כמעביר זהות”

(La cocina judía, transmisora de identidad)

Museo Histórico Comunal y de la Colonización Judía “Rabino Aarón Halevi Goldman”

Moisés Ville, Pcia. de Santa Fe, Argentina

En la cultura judía la mesa es muy importante; es el centro de reunión de la familia.

El judaísmo eligió el camino de la transmisión de madres a hijas y de abuelas a nietas para preservar su identidad. Los relatos de las mujeres de cada familia venían acompañados de los utensilios traídos de sus pueblos natales.

Hoy la cocinera no reniega del aporte que brinda la tecnología para la elaboración de los platos, aunque reconoce que el manejo de las manos es irremplazable. "A través de las manos se llega al corazón eso no quiere decir que no recurra a la multiprocesadora".

La dispersión del judaísmo por el mundo hizo que su cocina no evolucione en un solo lugar. El pueblo disperso resurgió agrupado en dos corrientes culturales: la sefardí y la askenazí. La primera, divulgada por los judíos españoles expulsados de España y Portugal, asentados posteriormente en Turquía y la cuenca del Mediterráneo, mientras que la askenazí corresponde a platos inspirados en las tradiciones culinarias centroeuropeas y del Este, especialmente polacas, rumanas, rusas, húngaras, alemanas, austríacas e inglesa. Ambas fueron recreadas en un contexto moderno constituyendo la cocina judía del nuevo siglo.

Museo Histórico Comunal y de la Colonización Judía “Rabino Aarón Halevi Goldman”

Sra. Hilda Zamory – Directora Museo

Moisés Ville, Pcia. de Santa Fe, Argentina (Primera Colonia Judía Agrícola, organizada e independiente del país)